Entradas

Mostrando entradas de 2008

POR SUSPIROS.

Imagen
Talvez por razones húmedas regreso a tus piernas,Y por una bestial cena de tu saliva en veintitrés minutos,Recuerda que siempre te tomo de por debajo de las sábanas,Tu lengua me insiste y me hace reincidir en viejos vicios,Tus ojos y los míos que no riman y siempre se entrelazan,Abrazados sin brazos palpitando uno adentro del otro,Te arrastro a mi boca o me arrastras a tu cuerpo,Pero ambos estamos con las rodillas lastimadas.

ERUCTO LUDICO.

Imagen
Endémicos susurros aglomeraron las suelas de mis zapatos,Traficando ignorancias al ritmo de música apestosa,Entre carcajadas cristalinas y palmadas en la espalda,Me escurrí entre la caterva,Manchándome las puntas de los dedos y las orejas,Con dolor de cabeza,Respondí a sus preguntas maltrechas y vacías,El ruido ensordecedor de la falacia me dejaba mudo,Hasta que al fin encontré una mesa,Y con el primer trago de cerveza todo se calló.
*Imagen del google.

CANSANCIO.

Imagen
Alargando el llanto en silencio sentencioso,Sangrando sin memoria ya solo con locura,Aquea piel desgarrada, trémula y lastimada,Que el viento al entrar por la ventana mal trataba.
Por el corredor se deslizaba como un himno,La pena, la tristeza muy apresurada,No le quedaba más que con las manos propias,Beber sus lágrimas en lenta agonía.
Su corazón lo había arrancado de su pecho,Con un clavo oxidado y con mucha resignación,Lo pegó en el techo de su oscuro cuarto, Para no alcanzarlo más cuando estuviera en el suelo.
*Imagen del Google.

BUENA SIEMBRA.

Imagen
Coseché todos mis suspiros en tu vientre, Los había sembrado un año atrás,Arriando las puntas de mis dedos en tu espalda,Buscado buscando el sitio mas fértil para mis besos,
Del invierno no te preocupes,Te cubriré con mi piel en jirones,No evites el sol abrasador,Yo me tuesto por los dos,
Hermosa cosecha de tus arrullos,Los comeré los viernes en la siesta,Remojados en el café de tu piel,Endulzados por tu saliva o bebiéndolos de tus labios.

MI AVE.

Imagen
Atrás de las playas eternas,
Atravesando el cielo quebrado,
Sin risas ni sollozos que la detengan,
Se va mi ave apresurada,
Cruzando vientos de noche y día,
Rompiendo con las risas de la madrugada,
Se fue mi ave buscando el último nido,
La última merienda se quedo atrás,
Llegando a calentarse con el sol de mí recuerdo,
Se poso tranquila en mi nostalgia,
Mi ave se marcho me dejó esperándola en mi patio,
Aguardando cerca de su lecho me quede,
Sabiendo que se fue donde no termina el cielo.

OCASO DEL RECUERDO.

Imagen
Por el horizonte podía ver la oscuridad silenciosa asomarse por debajo de la tierra, a lo lejos podía percibir ese olor que traen las nubes consigo…

La tierra cerraba los ojos y suspiraba al ritmo de tu respiración, por los ojos cerrados de las flores se esparcía la melancolía diluida en amarillo, dormitando la grama silenciosa crecía y el viento se suaviza, se dulcifica al ritmo de los parpadeos del corazón. El celeste va muriendo sin dejar resabios y cada vez más grande la oscuridad erguida por la vasta infinidad del asombro.

Aun se siente el naranja en la piel mientras la noche despierta resoluta a dominar las pasiones de los testigos, sin querer se despide, se va…

Ya la noche con su manto venenoso de recuerdos mal habidos y amores muertos despertó, bosteza sobre nuestras cabezas el olor a inquietud dejándonos estrellas de sereno sin caer en las cabezas, con lentitud tus labios tiran un beso para que se lo lleve el viento adormecido y que llegue algún día a su destino frente a tus ojo…

QUIERO.

Imagen
Hoy no quiero tu sexo,
Pero tanto así te deseo,
Que tu sombra redoble en mis entrañas,
Eso quiero,
Que tus piernas desnudas me estrechen,
Eso quiero

Hoy no quiero en mí tus labios,
Quiero los míos en tu cuerpo,
En tu sexo,
Que tus manos se posen en mi corazón,
Eso quiero,
Que tus pies no toquen el suelo,
Eso quiero

Hoy no quiero a nadie en mi casa,
Y que interrumpan nuestro silencio,
Eso quiero,
Que nadie silbe en el alba o nos toque el ocaso,
Eso quiero,

Hoy no quiero tu ausencia en mi cama,
Tanto así te quiero,
Que duermas, que soñemos y que amanezcamos,
Eso quiero,
Hoy no quiero tu sexo tal vez un poco,
Eres tú a quien quiero.

*Imagen del Google.

TRES DE LA MAÑANA.

Imagen
Como la menuda fotografía,

Me faltan eternidades para alcanzarte,

Refugiado en la caja de zapatos,

Me abstengo de llorar por tu ausencia,

Ya…ya paso…mi orgullo lo puse en formol,

¿Me quieres ver quebrado?

Atrévete a buscarme debajo de tu cama,

O búscame donde duermo,

Siempre duermo en tu ombligo.

*Imagen de Google.

LA CARTA.

Imagen
Lee mi carta sin abrirla
Anticípate a mis palabras
Adelanta ese suspiro
Que incita mis deseos
Imagina el texto
Como el más apasionado
Y ríete en silencio
Acaricia el sobre
Como si fuera mi rostro
Que te coma la impaciencia
Pero no la abras todavía…
Espera…
Espera el segundo eterno
El minuto efímero
La hora marchita
El día más triste
Ahora bien
Ya esperaste suficiente
Abre la carta
No la leas
Te la sabes de memoria
Destruye el sobre
Que yo selle con un beso
Descansa en tu lecho
Con la carta entre tus manos
Y sueña
Sueña y espera por mí…

AZUL.

Imagen
El suelo es demasiado lejano para caer
El viento muy fuerte para llorar
Como se sabe cuando el tiempo es azul
No gris de nostalgias llevaderas
Donde estas cuando te encuentro
Te busco en el agua que bebo
Entre las nubes que dibujo
Pero nunca estas

No he aprendido a respirar…

Te quiero ver
Por un segundo latente
Que como incienso se desvanece
Caminando por el laberinto de tristeza
Solo me encontré al minotauro
Me tire a llorar una vez más
Salgo a beber penas mías y ajenas
Tomo una bocanada de recuerdos y me enveneno
Canto canciones y no se las letras
Regreso cansado e igual que siempre

Quiero que todo sea azul otra vez
Para sentirme seguro en los brazos del sol
Los besos calidos de la luna
Por favor que todo sea azul otra vez.

EL LOCO.

Imagen
Me encontraba en los vastos campos de la demencia
Pensando en la demencia y
Cuanta necesito para llenar un vaso
Me acerque a la ciudad para calmar mis dudas
Pero vi llorar a un perro
Entonces decidí regresar a mis cimientos
Cuando de repente como una grotesca epifanía
Vi una lengua envuelta en flores
Deslizarse sobre las piedras
Y me dije: ¿acaso estoy loco?
¿Este ser personifica toda mi locura?
Todavía no…
La pestilencia de la gente
Se hizo presente
Y le prendí fuego a sus deseos
Mientras me comía una cereza
Un degenerado me pregunto
¿Acaso estas loco?
Y le respondí con apresurada lentitud
Locos todos
Por no ver la chueca envoltura de la demencia
Y se marcho sin entenderme
Mientras yo me subí a un árbol de concreto
Admire con tristeza la decrepitud moderna
Corrí tan rápido como un pez
Y me lance al río azul del olvido
Mientras estaba en el fondo
Las aves se rieron de mí
Mientras que siniestras sirenas me señalaron
Y me dije a mi mismo en ese preciso momento
Mientras me ahogaba
Si, si estoy loco.

YO, MINORIA ABSOLUTA.

Imagen
Un extraño en las similitudes más familiares, el pariente lejano de los desterrados tal vez, llanto lastimero de nadie, creciendo entre campos y sin echar raíces.

Solitario sin sombra, voz sin eco, sin resonancia alguna me pierdo en los sueños ajenos, expropiado de todo por no tener nada.

Mi hogar carece de techo o paredes, está solo en mis manos que permanecen cerradas por la costumbre de no recibir sonrisa alguna, solo me alimento del cielo, del viento.

Mis hermanos más cercanos la tristeza o la melancolía, sempiternos sentimientos, medios hermanos a medio morir sin ausencia.

Los abrazos vienen del sol cuando quema, los besos de la lluvia cuando cae, los arrullos de las hojas secas.

Mi tumba espera mas lejos de la frontera, allá donde no hay naciones, esa tumba sin marca, sin lapida o epitafio.

DUENDES Y MUÑECAS.

Imagen
Si sueñas con juguetes de metal
Caballos con alas y flores de cristal

Lloraras cuando rompas el silencio
Con un suspiro de melancolía

Con una sonrisa cortaras las lágrimas
De los campos grises de soledad

Si piensas que los duendes
Se robaron tu casa de muñecas
Es por que dejaste abiertas las ventanas

Los techos débiles y los pisos fríos
Se llenan ahora de pétalos y sollozos

Ya no te lamentes
Y forra tus recuerdos
Con miradas dulces y palabras justas

Pídele a los duendes que te dejen dormir
Y que te enseñen a soñar

Ya no des monedas
Por cada pensamiento insano que has escuchado

Ya no des lágrimas
Por noches de soledad

Ya no trates de recobrar tu casa de muñecas
Por que los duendes se la llevaron

Muy lejos de aquí
A valles escondidos

Detrás del ala de un colibrí...


Dedicado a Clara Fernández, un alma afín, una maestra que me enseño el camino de los colores.


* Imagen sacada de Google.

LUNA.

Imagen
La oscuridad me llamaba, invitándome a su escatología, abría sus brazos hacia mí; me deje caer, tocar, todo por ella; clamaba por mi corazón, lo reclamaba para ella.
Se apropiaba de mi dolor, llagando mi sensatez, me hizo recular indefenso hacia sus manos, logró robarme mi último aliento, volviéndome su más fiel seguidor. Lamía mis heridas sin intención de sanarlas. Ahora cada vez que aparece la luna llena, es un llamado de tristeza hacia mí, implora mi compañía.

Todos los que hemos caído es sus manos, nos hemos convertido en victimas de la noria.


*Foto sacada de Google

DESVELOS QUE DUELEN.

Imagen
Lupanar de pasiones
Descritas con amargura
Salen de sus confesores
En la intimidad del licor
Lloran pérdidas y amarguras
Ya no les daña el mescal
Ojos enrojecidos
Labios podridos
Sola a su casa regresa
Con olor a tristeza
Llantos en los oídos
Resuellos en el cabello
Se quita la pena con agua y jabón
La comunión los domingos
Lunes mudos
Inicio de su penar

*Imagen de Google.

EL PATIO.

Imagen
El grifo caía con lasitud, reverberando sus lamentos en las paredes. Solitario vertía sus llantos sobre la boca abierta de la pila. Lágrimas cristalinas, puras, hilvanando rostros de niñas al caer y se dispersan con rapidez, en la soledad de su tarea, sin compañía alguna el grifo no despierta completamente, hipnotizante en su llanto para las aves que lo presencian desde las nubes asexuadas. La marcha de las gotas se prolonga, en la ausente presencia de la dama que dejó abierta la llave.

Sin decir nada llega un ruiseñor, advierte el dolor de amapolas ensangrentadas, esas que con sus ojos negros claman por unas gotas de ese grifo, que no se mueve en dolor ajeno, ellas mueren… solo mueren.
El asfíctico sonido de ese agujero que traga el agua afanosamente no compite con el grifo, no puede, no quiere. El ruiseñor se atreve; lo piensa por un eterno segundo; pero se atreve, velozmente nada a través del viento directo al hilo plateado, el hilo que alimenta, el que forja las caritas, el que …

SERENO.

Imagen
La llovizna calló para crucificar a los amantes separados, a los enamorados solitarios y uno que otro borracho; no vino a enjaular impulsos viscerales que no se pueden intelectualizar; los deseos más callados, incisivos, no se destruyen solo florecen con el sopor que la noche trae consigo, mas no poder derramarlos en regazos oscuros, la musa se distrae sin contar los cuentos de la infamia que llora y los murciélagos beben la sangre del viento que esta en su contra.

Donde mas poder falta, es en los labios, callados en sinceridad pero renuentes en la pasión, mucho que desear. Se enclaustran los temerosos, los que nunca tuvieron el coraje de sentir la lluvia en su cabeza, ahora se lamentan, vanos, deplorables, cobardes, con la boca repleta de ceniza para saborear lejanía. El aire ruge en los brazos, la compañía hace falta, no llores que estoy aquí.

El tiempo se escurre en el colador, se acaba, no esta de más un poco de cerveza, son las cosas simples que sueltan tu risa las que me agradan, …

SUNTUOSO DESVELO.

Imagen
Cuando se acerco por un sendero caído
A través de lluvia que no implora, solo arrebata
Con esas gotas el pasto argentado asemeja
Los susurros del viento solo arrullan
Cansado, quebrado a su hogar llega
Ausentes cariños y besos, su tortura ahora comienza
Resabios vivos y encendidos
Las manos y los pies le astillan
El cielo estrellado como lobo enseñando
Mejor ahogarse en éter y ajenjo
No recuerda la desdicha o su origen
Solo sabe que morirá
Bebió agua del río Leteo y se marcho
Sacudió las rosas y arranco los mosquitos
Para dar de comer a los locos
Pero siempre fue lo mismo
Hilvano canciones en el alba
Para recitarlas en la siesta
Como sangre en el abrevadero se pierde
Los grillos saltan al más allá
Y regresan con las manos vacías
Todo se ha visto, pero no se ha oído
Cae con lentitud al suelo
Pues un agujero amargo a la sien le adorna