EN CUATRO PAREDES BLANCAS.


Sin besos púrpuras,
Sin incienso en el pelo,
Arrebatándote un beso,
Desesperado, carnalmente tardío,

Te vas, me voy, me largo,
Te tomo por la cintura,
Desgarro un deseo viejo,
Ya nunca regresó,

Fingimos amistad placentera,
Contubernio acomplejado,
Frío y desgarrado de si mismo,
Sin sonreír nos retratábamos,

Una distancia de beso a labio inmensurable,
Un palmo de tu cintura a mi boca,
Lejos y triste, ebrio y cansado,
Me marcho con el corazón en media bolsa,

Mejor te lo dejo, en la mitad de la cabecera,
En la cama de sabanas blancas,
Calcetas de colores y zapatos de cuero feo,
En la mesa de noche enana,

Escondido entre la rosas marchitas,
Dejo mis uñas y las tuyas,
Mi pelo se cae, la hiel no lo pega,
Olvídame en el cieno de tu mente.


*IAGEN DEL GOOGLE.

Comentarios

Karen ha dicho que…
Muy muy lindo, no cabe duda que lo lei en un momento en que el titulo y el contenido me hicieron vibrar, mas por nada porque me recorda a una persona que quiero mucho... me pregunto, en que estarias pensando cuando escribiste esto???
Cosmogirl ha dicho que…
que bonito.
sobretodo la melancólica frase:
"Me marcho con el corazón en media bolsa".
a ver quien se atreve a olvidarte...
saludos!

Entradas populares de este blog

SUNTUOSO DESVELO.

Interludio político nacional.

DE AUSENCIAS